lunes, 1 de junio de 2009

Lavín escapó de Piñera a la Quinta Región

Por Jorge Gómez Arismendi
La eventual candidatura de Joaquín Lavín, por la Quinta Región Costa, más bien parece esconder una táctica de éste, para desligarse diplomáticamente de la candidatura presidencial de Sebastián Piñera, y no tanto una pretensión electoral personal.
Cuando Pablo Longueira se desligó por la prensa del comando presidencial de Sebastián Piñera, la señal era clara: apoyaba la candidatura del empresario, pero dejaba clara su distancia política con éste.
Esa distancia, que quedó en clara evidencia en 2007 en torno a la discusión del salario mínimo ético, parece no ser exclusiva del senador, sino también de otros miembros importantes de la UDI, que aunque no la hacen tan explícita como Longueira, si la dejan clara en discusiones privadas. Eso se notó en la demora que pusieron los gremialistas en cuanto a darle el apoyo de manera oficial y definitiva a la candidatura de Piñera.
Lo cierto es que las diferencias de estilo y de hacer política entre Sebastián Piñera y líderes importantes de la UDI, parecen no desaparecer a medida que se acercan las elecciones presidenciales de diciembre, sino más bien agudizarse.
La ahora eventual candidatura de Joaquín Lavín por la Quinta Región Costa parece confirmar ese ambiente tenso pero solapado. En este sentido, más bien parece una táctica del ex alcalde, para desligarse diplomáticamente de la candidatura de Sebastián Piñera, y mantener su independencia y capacidad de discreción política en un espacio propio como lo es una senatoria. Eso sí, sin generar daños a la Alianza y sus pretensiones de llegar a ser gobierno.
En el fondo, algunos altos líderes UDI quieren evitar ser cooptados y absorbidos por RN en caso de llegar al gobierno, al verse en la obligación de constituir una coalición gobernante. Por lo mismo, durante el cónclave gremialista, Lavín fue enfático en decir que el gobierno de Piñera debería tener el sello de la UDI.
En este sentido, la UDI apoya a Piñera en base a una ética de resultados (ganar las elecciones en diciembre y con ello llegar al gobierno) y no en base a una ética de principios. En esa línea, Longueira fue claro en declarar en la prensa que Piñera era el vehículo para que el proyecto gremialista llegara a la Moneda, y que prefiere más ver a Lavín como presidente que como senador o ministro de Sebastián Piñera.
Lavín siendo más realista que Longueira, claramente ve que la senatoria le ofrece un espacio mucho más propicio para mantener un punto de poder propio e independiente, pero manteniendo los apoyos netamente políticos con Piñera. No así un puesto como ministro.
En lo anterior, probablemente también incide el que Lavín tampoco olvida que hace cuatro años, el consejo general de RN le quitó el respaldo como candidato de la Alianza, proclamando a Piñera, y que este último le negó la posibilidad de ir a primarias. Por lo tanto, el riesgo de sufrir una “desconocida” por parte de Piñera es real. Muerte política segura para Lavín si la sufre siendo ministro del empresario.
*Artículo publicado en Observatorio de la Realidad Ciudadana, OBSERVA. También pueden leer QUINTA COSTA: Clave en la disputa Presidencial, de Jorge Montecinos.

5 comentarios:

Javier Bazán dijo...

Acá Lavín va a perder, porque nadie se identifica con Bachelismo-Lavínismo.

Por otra parte, Longueira hace tiempo perdió la brújula al insistir que Lavín sigue siendo un potencial precandidato presidencial. Con su mea culpa y travestismo perdió el suelo. Desde luego, los 'coroneles' de la UDI todavía no se dan cuentan.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Javier ¿Pero cuál es tu opinión en cuanto al artículo?

Javier Bazán dijo...

Jorge:
Parece que el autor se contradice al afirmar: "En este sentido, la UDI apoya a Piñera en base a una ética de resultados (ganar las elecciones en diciembre y con ello llegar al gobierno) y no en base a una ética de principios. En esa línea, Longueira fue claro en declarar en la prensa que Piñera era el vehículo para que el proyecto gremialista llegara a la Moneda". ¿El proyecto gremialista no estaría en la ética de principios y no en la ética de los resultados.

Además, al autor se les olvida que pocas diferencias entre la UDI y RN, pues hay más diferencias entre la DC que el PS o el PRSD.

Obviamente, si tu representas el partido B y el yo el partido C, vamos a intentar a colocar nuestras respectivas agendas en el futuro proyecto de gobierno.

Sobre el último párrafo, quizás todavía están un poco resentidos los de la UDI porque Sebastián no quiso ir a primarias.

saludos

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Javier, el autor soy yo por si acaso, jaja.

No estoy de acuerdo contigo. Creo que estás acelerando cosas. El proyecto gremialista sólo es posible si son gobierno, para eso deben apoyar a Piñera aunque no les agrade.

Lo relativo a tu pregunta se produce cuando ya son gobierno. Es ahí donde se produce el choque en ese sentido.

En cuanto a la comparación, creo es errada, pues la concertación ha logrado mantener una cohesión -hoy más débil- por varios años a pesar de las diferencias ideológicas.

RN y la UDI, hasta hace poco aún no podían acordar un candidato único.

Javier Bazán dijo...

También se puede actuar con la ética de los principios siendo oposición.

Igualmente, el proyecto de RN es viable si son gobierno.

Las disputas entre RN y la UDI son de caudillos, en menor medidas ideológicas. Porque son caudillistas no han querido hacer primarias, y así ofrecerle al electorado un abanico de ofertas.

En efecto, la Concertación ha sido más ordenada, pues en parte se le debe al sistema binominal que los obliga a negociar. Con un sistema proporcional muchos proyectos sacados con ambos lados, no hubiesen salido. Con el sistema proporcional la Concertación no tendría estabilidad,pues estaría a mercer de los partidos que obtienen el 5% de los votos.