miércoles, 4 de agosto de 2010

HAPPY FEET O LA NATURALEZA HUMANA

La apelación a la naturaleza humana, generalmente parece ser un argumento que cierra cualquier discusión. No obstante, siempre hay que desconfiar apriori de dicha apelación –antigua por lo demás- porque frecuentemente sirve de soporte para el más viejo de los modos de dominación, el miedo a lo desconocido.

En la película Happy Feet, una comunidad de pingüinos emperadores, está regida por una gerontocracia, que dicta las normas que rigen las relaciones entre los miembros de su especie. El dogma de dichas reglas, basado en la naturaleza, es que todo pingüino debe cantar bien para encontrar pareja.

En base a ese credo –que se impone como verdad revelada- esos líderes hacen que toda la comunidad de devotos pingüinos rechace a un joven pingüino llamado Mumble, que no puede cantar, pero sí bailar muy bien.

Según esos viejos pingüinos autócratas, el don del baile de Mumble es antinatural, extraño, aberrante y un riesgo para la sociedad y valores de la colonia. Por eso, también lo culpan de la escasez de peces, pues su aberrante actitud estaría enfureciendo a su dios.

¿Les suena todo eso conocido?

Probablemente. Esa la táctica del miedo a la que apelan algunos para generar dominación. Generalmente se basa en mitos, ficciones o temores remotos, que se vuelven verdades incuestionables, como la apelación a una determinada naturaleza. Por ejemplo, Hobbes constituye así su apelación al Leviatán, en base al miedo a otros hombres -otros lobos- y al mismo Estado.

Esa apelación a la naturaleza humana como instrumento para infundir miedo es siempre cuestionable, puesto que en base a ella, antiguamente se decían cosas hoy irrisorias, como que sin la monarquía absoluta -primero del Papa y luego de otros- entraríamos en una anarquía destructiva, que volveríamos a la barbarie. Se decía que la secularización traería corrupción social, o que la democracia iba a colapsar si la mujer votaba. Todo ello adornado con la frase llena de pretensión: la sociedad no está preparada.

Bajo la misma idea del miedo basada en la apelación a la naturaleza humana, se decía que la sociedad, los valores, se iban al tacho de la basura si los esclavos eran libres, que hijas e hijos se corromperían si los “negros” se casaban con blancos o si iban a las mismas escuelas, y por tanto había que alejarlos de los barrios, iglesias, y un largo, etc. Y reitero, todo ello adornado con la frase: la sociedad no está preparada.

¿Se imaginan que Martín Luther King o Gandhi hubieran esperado a que la sociedad estuviera preparada?

La lógica, al igual que en Happy Feet, es y ha sido siempre la misma, indicar que lo distinto va contra la naturaleza humana y por eso pone en riesgo nuestra existencia, y por tanto hay que evitar alterar esas “tradiciones”, hay que alejarlos de nosotros, desterrarlos o reconvertirlos.

Hoy, ante la discusión sobre el matrimonio gay, se apela a lo mismo, al miedo en base a la naturaleza. Se nos dice que la familia está en riesgo, incluso que la especie está en riesgo, como si el sólo hecho de que a algunos les guste más bailar que cantar, hará que todos nos convirtamos en bailarines.

Otras opiniones:

"Con estos preceptos delante, no hay escapatoria para los infieles. Inevitablemente nos convertimos en ciudadanos de segunda clase".

¡Este diputado al parecer piensa que cuando alguien legisla con ideas distintas a las de él lo hace en contra de la naturaleza humana!

4 comentarios:

indierock dijo...

me parece muy bueno tu apreciacion frente a esos miedos ke nos quieren imponer. creo que nos quieren hacer pensar o hacer creer que hay algun demonio en nuestras venas.
saludos desde colombia.

Fauntella dijo...

muy buena tu reflexion final!!!
totalmente de acuerdo con vos. todos debemos tener los mismos derechos y deberes, que importa su elección sexual.¿a quién le perturba que otros se hagan cargo de sus deseos sexuales y lo hagan realidad?

RespuestasVeganas.Org dijo...

Muy buena entrada, precisamente hoy actualicé una entrada en mi web sobre el tema. Enlacé tu entrada.

Saludos,
David.

itzel benitez dijo...

Películas como happy feet que son tan tiernas me encanta verlas en navidad, pues son muy nolstagicas.