martes, 4 de mayo de 2010

RACISMO CONSERVADOR

¿Qué clase de liberales son los miembros del partido republicano en Estados Unidos, justificando la acción coactiva del Estado sobre los individuos según su fisonomía física? ¿Defendiendo los controles y detenciones preventivas por “sospechas razonables”?

En Arizona están echando al piso la universalidad de los derechos civiles previos a cualquier orden social y legal (cualquier liberal sabe esto) al permitir detenciones según “sospecha razonable”.

La ley SB1070, promulgada por la gobernadora Jan Brewer, plantea los agentes policiales podrán detener a cualquier persona en caso de que tengan una "sospecha razonable" de que pueda ser un indocumentado. Es decir, podrán llevar a cabo detenciones arbitrarias según su criterio. Eso, aunque la misma gobernadora dijo no sabes cómo luce un inmigrante indocumentado.

Por lo tanto ¿Qué criterio habrá para que exista una sospecha razonable? La raza.

Lo cierto es que la coacción arbitraria del Estado sobre los sujetos, bajo un criterio de distinción racial, camuflada de “sospecha razonable”, se llama racismo.

Es más, los controles arbitrarios basados en criterios raciales, no sólo son subjetivos, sino que son autoritarios y están a un paso del totalitarismo y la tiranía.

Así es, porque si se permite la coacción –más allá de la legítima defensa ante una agresión actual- por la mera sospecha (basada en este caso en la fisonomía física digámoslo) ya no hay límite para la agresión del Estado por otros motivos diversos.

A otros energúmenos legisladores se les puede ocurrir detener según el color de ojos, o el tipo de corbata o ropa. También para algunos cretinos podría ser motivo de sospecha no llevar la Biblia, el Corán o el Manifiesto Comunista en la mano, y por tanto ser un individuo “un ateo peligroso; o un contrarrevolucionario”.

Incluso aunque exista aprobación mayoritaria y legal -cualquiera sea la aberración que se consagre como ley- no es legítimo. Si mañana algunos conservadores militaristas promulgan una ley -por mayoría- para prohibir el pelo largo ¿Entonces sería legítima sólo por ser de mayoría?

Si decimos sí, entonces constitucionalmente luego permitiremos las redadas para detener “chascones”, mandando al tacho de la basura otra serie de derechos civiles y ciudadanos.

Algunos olvidan que ese criterio era el que justificaba una brutalidad como la esclavitud, pues era legítima porque era legal en un momento dado.

El Estado debe garantizar la seguridad individual en cuanto a una agresión, no contra riesgos o temores remotos. No puede establecer criterios arbitrarios de sospecha –sea cual sea- sobre un grupo de ciudadanos según raza, religión, idioma, etc, pues tiene el riesgo de ejercer coacción ilegitima.

Lo cierto es que no existe ningún derecho a coaccionar a nadie, salvo que esté perpetrando en este momento y directamente un acto abierto de agresión contra los derechos de otros.

Por eso la medida en Arizona es cuestionable. Porque es arbitraria y racista pues su aplicación se determina según un criterio racial -según la mera apariencia física-. Entonces, algunos tienen total libertad de circulación y otros por ser morenos, tienen que andar con su DNI hasta en el baño por si algún agente le considera sospechoso.

¿Por qué tendrían que pedirle su DNI a alguien si está simplemente caminando y no ejerciendo ninguna agresión contra la propiedad o contra otro? ¿Se les detiene sólo por no ser como la mayoría de los blancos de origen?

Es arbitraria y racista porque deja al arbitrio personal de un policía, el carácter sospechoso de un ciudadano -sea éste ilegal o legal-.

Ahí radica lo más grave, porque entrega a ese sujeto la capacidad de discernir al ojo y según su psiquis y su personal opinión sobre la apariencia, quién es sospechoso y quién no.

Lo cierto es que la condición de ilegal no se mide en función de la fisonomía física.
Y vaya que importante esto, porque ahora en Arizona los hijos de blancos e inmigrantes están bajo sospecha simplemente porque su gobierno desconfía de ellos sólo por tener la piel o la cabeza más oscura que la generalidad. Pobres minorías, se nota que los republicanos vulgo liberales ni siquiera han leído a Stuart Mill.

Y esto no se trata de un no respeto a la legalidad. Respetar la legalidad no significa estar de acuerdo con hacer legítima la coacción arbitraria del Estado sobre las personas en base a sospechas, menos aún en base a criterios como la raza.

11 comentarios:

Patoace dijo...

Estos argumentos se han escuchado antes, en Chile, por ejemplo, a propósito de la detención por sospecha.

Si viviéramos de Plaza Italia para arriba, en comunidades elitistas donde todos nos conocemos, (Liberalia llamó a esa tierra idílica) funcionaría.

Como no es así, la policía debe contar con herramientas que le permitan prevenir un delito, no esperar a que los delitos se cometan para poder actuar.

Como contrapartida a esto, los ciudadanos debemos aceptar un grado de molestia razonable por parte de las policías. Por ejemplo, si circulo en auto, un policía puede controlar si tengo licencia para hacerlo, aunque no haya cometido yo ninguna infracción, y estoy obligado a detener mi camino el tiempo razonable para ello.

Por lo que he escuchado, la ley como está no es racista, porque no establece la raza como criterio de control. Lo que se teme es que dé lugar a una aplicación racista, pero para evitarlo está el recurso a los tribunales, donde el policía debe explicar si era razonable ejercer una facultad preventiva.

Por otro lado, tampoco se puede ser ingenuo: si un tipo vestido a la usanza árabe lleva un objeto que aparenta una bomba, en un aeropuerto, no se puede esperar a que haga algo sospechoso con ella para preguntarle quién es. Lo mismo en Arizona: resulta que su problema de inmigración es con los latinos, no con blancos, chinos ni polacos. Luego, es razonable que la policía actúe con mayor rigor con las personas que somos de esa raza.

Es una realidad lamentable, pero es el mundo en que vivimos.

En resumen "Profiling" no es racismo, es estadística, y si se mantiene dentro de límites razonables (te controlan pero no te detienen) debemos soportarlo.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Pato, tu ejemplo del conductor es pésimo.

Sería similar si les dieran orden a los policías de controlar todos los vehículos que les parezcan "pobres, de mala marca, de poco valor, ordinarios"; o al revés, sólo vehículos caros porque "sospechosa y razonablemente podrían ser de narcos...".

No hay criterio para detener al conductor, en cambio, en el caso de Arizona, se indica un criterio racial de forma implícita.

Tu ejemplo del aeropuerto tampoco es asimilable, porque la ley de Arizona plantea el control en las calles.

Como si acá se pidiera que se detenga "por parecer peruano...".

Patoace dijo...

En la ley de tránsito tampoco hay criterios para que la policía ejerza esta función, pero si un carabinero ve a un menor de edad conduciendo, ese es un criterio que le llama a ejercer esa facultad.

Si la ley tiene un criterio racista, de acuerdo con que se rechaze, y si no lo tiene pero los policías lo ocupan, que se sancione a los policías.

Pero si hay un problema de inmigración, no podemos oponernos sólo porque nos perjudica a los latinos, hay que tener en cuenta el bien común.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Yo no me opongo a ver soluciones al tema, me opongo al claro criterio racial de la medida.

Hay que tener en cuenta el bien común pero no pasar a llevar derechos civiles básicos.

En Alemania, los judíos eran vistos como contrarios al bien común, hasta leyes se establecieron y sabemos en que derivó eso.

Javier Bazán dijo...

Jorge caíste en la 'corrección política' lo mismo que una cientista política y periodista que escribe 'La Tercera'. Nadie critica las leyes draconianas que tiene Méjico para los emigrantes ilegales:

" El Gobierno mexicano puede prohibir la inmigración si desestabiliza "el equilibrio de la demografía nacional". ¿Esto no tiene nada que ver con fichar a la gente de acuerdo con su filiación étnica y racial?

– Si los extranjeros no promueven los "intereses económicos o nacionales" del país, o no están sanos "física o mentalmente hablando", no son bienvenidos. Tampoco lo son aquellos que muestren "desprecio a la soberanía o a la seguridad nacionales". No pueden representar una carga económica para la sociedad ni tener antecedentes penales. Quienes opten a la ciudadanía mexicana han de aportar su certificado de nacimiento y una nómina –que demuestre su independencia económica–, aprobar un examen y demostrar que pueden hacerse cargo de sus hipotéticos gastos sanitarios.

– La entrada ilegal en el país es considerado un delito grave, penado con dos años de prisión. La posesión de documentación falsa está penada prisión y multa; lo mismo cabe decir de los matrimonios de conveniencia. Evadir la deportación es un delito grave; la penetración ilegal en México tras una deportación se castiga con diez años de cárcel. Los extranjeros pueden ser expulsados del territorio nacional sin orden judicial ni esperar a que se resuelva litigio alguno (muy otra es la circunstancia en EEUU, como bien recordará todo aquel que siguiera el caso de la tía ilegal de Obama, prófuga de la justicia –estaba condenada a la deportación– durante ocho años, tiempo en el cual se mantuvo a la espera de que se resolviera el suplicatorio que pidió luego de que se le denegara la petición de asilo).

– Los funcionarios deben cooperar para hacer cumplir las leyes de inmigración, incluidas las relacionadas con la detención y deportación de ilegales. El ejército está obligado a colaborar en las operaciones de control migratorio. Los mexicanos nativos están facultados para hacer arrestos ciudadanos de indocumentados y entregarlos a las autoridades.

– El Registro Nacional de Población sigue la pista a y verifica la identidad de cada mexicano. Por lo que hace a las visitas, quienes no tengan los papeles en regla son detenidos y considerados extranjeros en situación ilegal.


"

Fuente:http://exteriores.libertaddigital.com/como-trata-mexico-a-los-inmigrantes-ilegales-1276237743.html

Javier Bazán dijo...

saludos

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Javier, todos los Estados establecen controles, el punto que se discute acá no es la prepotencia estatal ya conocida, sino algo más sencillo:

¿Se puede detener a alguien por "sospecha razonable"? Y si es así ¿Cualquiera sea el criterio?

Creo Javier, que tu defensa de una política racista no es liberal.

Javier Bazán dijo...

Jorge no leíste bien el link:
"La ley de Arizona carga contra los municipios santuario que se niegan a aplicar las leyes sobre inmigración, endurece las sanciones contra los jornaleros ilegales y sus patronos, convierte en delito menor el que los inmigrantes carezcan de documentación y permite a la policía detener a aquellos que no acrediten estar legalmente en Estados Unidos. Si estas normas son, como dicen el Consejo Nacional de La Raza, Al Sharpton, los obispos católicos, propias de un régimen racista, fascista, xenófobo e inhumano, ¿qué dirán de las que rigen al sur del Río Grande? "

En ningún parte hablan de raza, salvo los racista.

De hecho, ya mencionas que todos los Estados establecen controles, te apuestos que los áfricanos que cruzan el desiertos y selvas y que llegan a Europa, y luego son detenidos y deportados a sus países de orígenes, son arrestados por ser sospechosamente razobles y tener la pinta de un áfricano ilegal. Sus propios gestos lo denuncian. Desde luego, que allí no importa.

Insisto que caíste en la 'corrección política', porque tendrías que criticas a la Unión Europea por deportar a los áfricanos a sus países de orígenes por haber entrado ilegalmente.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Error Javier. Tu argumento y el del artículo que citas se restringe a empatar entre Estados Unidos y México, o la Unión Europea.

No aporta nada.

De hecho en España el Tribunal Constitucional en una sentencia de hace unos años planteó que se podía pedir documentación a personas por sus rasgos físicos...Lamentablemente.

El punto de todo es que, sea cual sea el lugar (por eso me parece que haces una mera defensa ideológica de Estados Unidos) se hace legal la detención de personas por un "temor remoto", basado en este caso en un criterio como la fisonomía.

La ley no les prohíbe a los agentes de policía el usar la raza o etnicidad para decidir a quién investigar.

"si se admite que el “temor” de alguien ante las actividades “peligrosas” de otros es motivo suficiente para emprender cualquier otra acción coactiva, y entonces toda tiranía queda justificada".

¿Y te dices liberal?

Por otro lado, la ley tipifica como delito la solicitud de trabajo, aunque las cortes estadounidenses previamente fallaron que el solicitar trabajo es una forma de expresión protegida bajo la Primera Enmienda.

Me extraña que te parezca legítimo (aunque no tanto).

Javier Bazán dijo...

Jorge:
Si trabajas en aduanas y en la frontera no necesitas de un tribunal para distinguir a emigrante ilegal de uno que es legal. De la misma manera, que un policía sabe distinguir de un delincuente o no, sus propios gestos lo delatan.

No pretendo empatar, ni tampoco el artículo, ya que éste te muestra que a los únicos que le interesa la raza son "el Consejo Nacional de La Raza, Al Sharpton, los obispos católicos"

Además,"convierte en delito menor el que los inmigrantes carezcan de documentación y permite a la policía detener a aquellos que no acrediten estar legalmente en Estados Unido".

También, vas acusar de racista al columnista al cubano Adolfo Rivero Caro, quien escribe en su artículo "La polémica Arizona": "Muchos han llegado a quejarse de que Arizona se esté convirtiendo en un estado totalitario porque haya que tener una identificación cuando la policía la demande. Esto es absurdo. Todo el mundo sabe que no sólo para poder manejar sino para realizar cualquier transacción bancaria u oficial hay que presentar la licencia de conducción o dar el número de Seguridad Social. Que un extranjero tenga que tener su documentación en regla es una ley federal que tiene 70 años de existencia. Ningún policía puede detener a nadie simplemente para pedirle su status migratorio. Solamente puede hacerlo si ha detenido a alguien por otra razón justificada. Esta ley no tiene nada que ver con ninguna raza. La ley prohíbe expresamente utilizar cualquier perfil racial. Tiene que ver con la seguridad nacional, la economía, el imperio de la ley y la asimilación."
Fuente: http://www.neoliberalismo.com/polemica-Arizona.htm

Aquí la raza la sacaron los racistas.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Javier, parece que no leíste "Ningún policía puede detener a nadie simplemente para pedirle su status migratorio".

La ley dice que se puede detener por sospecha razonable ¿En cuánto a qué es esa sospecha? Al status migratorio. ¿Bajo que criterio? La apariencia física.

La sospecha razonable establece ímplicitamente que cierto perfil es más sospechoso que otros. Luego puede ser la ropa, el peinado, etc.

Es como lo que pasa con los árabes.

¿Si alguien va en auto, un policía le puede detener porque creen que es terrorista sólo por llevar turbante?

El punto no es la raza en sí, sino que la ley establece que cierto grupo social es más sospechoso.

¿Qué dirías si en Chile un gobierno "revolucionario" dijera: "Se detendrá por sospecha razonable a cualquiera que parezca vivir más allá de Plaza Italia o tenga apariencia estadounidense, por ser enemigo de la revolución y la seguridad de la nación"?