viernes, 2 de julio de 2010

AUTORITARIOS DE DERECHAS E IZQUIERDAS

La comparación entre Hitler y Allende, hecha por José Piñera, ha hecho surgir el viejo debate en torno a si el fascismo es una ideología de extrema derecha o extrema izquierda. En general, desde ambos lados del espectro se lanzan el muerto, desconociendo que el fascismo tiene una impronta autoritaria heredada del conservadurismo de derecha.

Actualmente, muchas personas tienden a posicionarse en el espectro político, en base a la dupla izquierda-derecha, pero sin tener claro que implica ésto. Más aún si analizamos históricamente dichos conceptos.

Según Sheldom Richman “Los términos al parecer se utilizaron por primera vez en la Asamblea Legislativa Francesa después de la revolución de 1789. En ese contexto los que se sentaron en la parte derecha de la asamblea eran firmes partidarios de la destronada monarquía y de la aristocracia - el Antiguo Régimen - (y, por tanto, conservadores), mientras que aquellos que se sentaron a la izquierda se oponían a su reincorporación (y, por tanto, eran los radicales). Debería deducirse de esto que los libertarios, o liberales clásicos, se sentarían a la izquierda”.

Es decir, los izquierdistas en su sentido original, se oponían al Antiguo Régimen y todo lo que éste significaba: concentración del poder y la riqueza, además de nepotismo basado en una estructura de privilegios sustentados en el Estado monárquico.

Por eso, contrario a lo que hoy se piensa, los izquierdistas no eran todos colectivistas, ni estatistas, autoritarios y menos aún marxistas (el marxismo de hecho aún no surgía como tal), sino también individualistas, libre mercadistas del laissez-faire, socialistas y mutualistas. Entre ellos, estaban Bastiat y Proudhon.

Como el mismo Richman dice: “no importa como se mire, el libertarismo era de izquierda”.

Karl Hess también explicaba que la política consta de una “línea recta se extiende desde el extremo derecho donde (históricamente) encontramos la monarquía, las dictaduras absolutas, y otras formas de gobierno autoritario. En el extremo derecho, la ley y el orden significan la ley del gobernante y el orden que sirve a los intereses del gobernante…La extrema izquierda, mientras más alejada esté de la derecha, representa, lógicamente, la tendencia opuesta y, de hecho, así ha sido a todo lo largo de la historia. La izquierda es el lado de la política y de la economía que se opone a la concentración del poder y de la riqueza y, por el contrario, aboga y trabaja por distribuir el poder en el máximo número de manos”.

Como se puede apreciar, el eje central entre los izquierdistas era su oposición a la estructura de privilegios que sustentaba el viejo orden y posteriormente comenzó a cimentarse en el naciente Capitalismo de Estado, mediante subsidios, aranceles, licencias y política de tierras para los terratenientes. Tal como explicaba Murray Rothbard, la asociación entre el aparato estatal y sus beneficiarios privados ya era un tema familiar para los libertarios del siglo XIX como Fredéric Bastiat y Gustave de Molinari.

En este sentido, como explica Richmanla izquierda históricamente ha entendido que el Estado es el más poderoso motor de explotación, a pesar de que las diversas facciones estaban en desacuerdo sobre la naturaleza exacta de la explotación y/o qué hacer sobre la materia”. En esa diferencia radica la posterior escisión entre Marx y Proudhon.

Como explica Rothbard, “mientras libertarios y marxistas se quejaban del poder de las elites ricas, no estaban de acuerdo en el remedio, porque no estaban de acuerdo sobre el origen del problema. Para los marxistas, la plutocracia era un producto del mercado, la clase dominante surgió a través del comercio, y sólo posteriormente tomó el control del Estado. (El propio Marx fue ambivalente sobre esta cuestión, pero Engels solidificó la posición marxista ortodoxa.)”.

Por lo mismo, aún considerando esas importantes diferencias, Sheldom Richman agrega que históricamente: “la izquierda se identificó con la liberación de los trabajadores (en sentido amplio). Hoy no asociamos a los libertarios con esta idea, pero fue en esa época el meollo de la visión libertaria. Puede verse en Bastiat, Richard Cobden, John Bright, Thomas Hodgskin, Herbert Spencer, Lysander Spooner, Tucker, y el resto de los liberales iniciales quienes nunca dejaron de hacer énfasis en el papel del trabajo en la producción”.

Esa liberación que promovía el liberalismo radical, claramente actuaba en contra la estructura de intereses y privilegios del Antiguo Régimen, que los conservadores -la derecha- defendían fuertemente.

No obstante, el paso desde el Antiguo Régimen al nuevo orden liberal –que en parte mantuvo parte de esa vetusta estructura de privilegios- implicó que el liberalismo radical perdiera fuerza y dejara de ser de izquierda, de luchar contra el Estado, y los restos del Antiguo Régimen, como el mismo Rothbard plantea.

Ese debilitamiento produjo también la cooptación por parte de los viejos conservadores de la derecha, de ciertos principios liberales, y que como explica Rudolf Rocker "bajo la influencia cada vez más acentuada, de la monopolización de todas las riquezas, tanto de las naturales como de las creadas por el trabajo social, se desarrolló un nuevo sistema de servidumbre económica. Este sistema ejerció un influjo cada vez más funesto sobre todas las aspiraciones primitivas del liberalismo y sobre los principios auténticos de la democracia política y social". Todo eso causó un vacío en el movimiento libertario.

Rothbard explica algo similar: “en este vacío creado por el agotamiento del liberalismo radical, se acomodó un nuevo movimiento: el socialismo. Los libertarios de hoy están acostumbrados a pensar que el socialismo es el polo opuesto del credo libertario. Pero esto es un grave error, responsable de una severa desorientación ideológica de los libertarios del mundo actual. Como hemos visto, el conservatismo fue el polo opuesto a la libertad y el socialismo…”. Lo mismo dice Rudolf Rocker: "El socialismo moderno no es, en el fondo, sino la continuación natural de las grandes corrientes liberales de los siglos XVII y XVIII".

Entonces, la mayoría de los libertarios radicales que quedaban, comenzaron a oponerse al nuevo Capitalismo de Estado (identificado con privilegios para los dueños del capital, en detrimento de los trabajadores) promoviendo el Socialismo en sentido amplio. El mismo Benjamín Tucker, un defensor del individualismo y el libre mercado, se llamaba a si mismo un socialista, distinguiendo eso sí, entre el socialismo libertario que el defendía, del socialismo de Estado defendido por los marxistas.

Posteriormente, y sobre todo debido a la imposición de la vía marxistas de Socialismo de Estado y el posterior surgimiento de la revolución bolchevique, se tendió a relacionar erróneamente socialismo con marxismo como una única y sola idea. Y como indica Rocker: "la gran mayoría de socialistas, con increíble ceguera, combatieron estas ideas de libertad basadas en la concepción liberal de la sociedad".

Rothbard es claro en decir que “el socialismo, como el liberalismo y contra el conservadurismo, aceptó el sistema productivo y en los objetivos liberales de la libertad, la razón, la movilidad, el progreso, mejores niveles de vida de las masas, y el fin de la teocracia y la guerra, pero se trató de lograr estos fines mediante el uso de medios conservadores incompatibles: el estatismo, la planificación central”.

Es decir, el socialismo perdió su posición izquierdista libertaria original, y se volvió a la derecha en el sentido autoritario, puesto que a diferencia de los izquierdistas como Tucker, los marxistas vieron en el autoritarismo y la dictadura la fórmula para cambiar el statu quo. Ese autoritarismo no es más que un derivado del principio monárquico que los conservadores defendían.

Rudolf Rocker es claro en decir: "Es un hecho significativo que los representantes del socialismo autoritario, en la lucha contra el liberalismo, tomaran prestadas sus armas, a menudo, del arsenal del absolutismo, sin que este fenómeno haya sido ni tan sólo advertido por la mayoría de ellos".

En ese proceso: “La mayoría de los Socialistas (fabianos, lassalleanos, incluso los marxistas) se volvió bruscamente hacia la derecha, abandonado completamente los viejos ideales y objetivos libertarios de la revolución y la extinción del Estado; y se convirtieron en conservadores permanentemente reconciliados con el Estado, el statu quo, y todo el aparato del neo-mercantilismo, el capitalismo monopolista de Estado, el imperialismo y la guerra”.

Eso en parte explica la influencia del marxismo entre los socialistas, en desmedro de otras corrientes libertarias como el anarquismo individualista de Tucker y el mutualismo de Proudhon, que fueron perseguidas en la URSS.

COMUNISMO Y FASCISMO

Como habíamos dicho, una vez derribado el antiguo régimen y agotado el liberalismo radical, surgió el socialismo libertario que luego terminó cooptado por el marxismo.

Por otro lado, algunos libertarios comenzaron a ver con desconfianza los nuevos nexos entre el conservadurismo de derechas y algunos vulgos liberales (en respuesta al marxismo), que estaban dando paso a una nueva plutocracia, al militarismo, el chauvinismo y el imperialismo. Así, Rothbard explica por ejemplo que: “En Inglaterra, los liberales clásicos comenzaron su giro desde el radicalismo al cuasi-conservadurismo en el siglo XIX” debido a la actitud británica hacia la lucha de liberación nacional en Irlanda.

Esas condiciones marcadas por el militarismo, el corporativismo, la reglamentación, el chovinismo nacionalista, una plutocracia populista en apariencia, la apelación a líderes fuertes (elementos a los que los liberales radicales se oponen), cimentaron el auge del autoritarismo de derecha e izquierda durante el siglo XX, reflejados en el surgimiento del comunismo en la URSS, el fascismo en Italia y el nazismo en Alemania.

Por lo mismo, Murray Rothbard plantea que “el fascismo y el nazismo fueron la culminación lógica en los asuntos internos de la corriente moderna hacia el colectivismo de extrema derecha. Se ha hecho habitual entre los defensores de las libertades, considerar el fascismo y el comunismo como fundamentalmente idénticos. Pero si bien ambos sistemas fueron indudablemente colectivistas, diferían mucho en su contenido socio-económico”. Rothbard.

Como dice Roderick Long “hay una diferencia en el énfasis y en la estrategia entre el fascismo y el comunismo. Cuando se enfrentan con las instituciones existentes que amenazan el poder del Estado - ya se trate de corporaciones, las iglesias, la familia, la tradición - el impulso comunista es por lo general a suprimir ellos, mientras que el impulso fascista es en gran medida a la absorción de ellos”.

Rothbard agrega que por lo mismo, “el fascismo fue un movimiento contra-revolucionario que congeló una serie de privilegios monopólicos en la sociedad, en suma, el fascismo era la apoteosis del capitalismo monopolista de Estado moderno. [11] He aquí la razón por la que el fascismo fue más atractivo (que el comunismo, por supuesto, nunca lo hizo) a los intereses de las grandes empresas”.

Como explica Sheldom Richman, en ese contexto se profundizó la confusión entre mercado libre con el Capitalismo de Estado imperante, lo que terminó por diluir los viejos principios libertarios radicales a favor del conservadurismo autoritario vulgo liberal, y por eso indica que en la actualidad algunos seudo liberales “con demasiada frecuencia defienden acciones particulares de empresas privadas (empresas petroleras, por ejemplo), olvidando que las empresas de hoy son el producto de muchos años de corporativismo…El ejemplo clásico es Ayn Rand en su muy ridiculizado ensayo, "Las Minorías Perseguidas de América: las Grandes Empresas."

Por eso, para Karl Hess consideraba que: “Tanto Joseph Stalin como Adolf Hitler presidieron regímenes de derecha, políticamente, a pesar de las trampas socialistas con que ambos adornaron sus regímenes…”.

Lecturas recomendadas:

  1. La influencia de las ideas absolutistas en el Socialismo. Rudolf Rocker.
  2. Left and right, the prospects for Liberty. Murray Rothbard.
  3. The left-right spectrum. Karl Hess.
  4. Libertarismo ¿De Izquierda o Derecha?. Sheldon Richman.


20 comentarios:

Javier Bazán dijo...

Jorge.
Buen trabajo.
Si se trata de refutar la comparación de Hitler y Allende, no lo haces, pues no comparas el hecho de que ellos accedieron al poder a través de los votos, para luego desechar la democracia. Ese es el quid de la cuestión.

saludos

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Javier, no era ese mi objetivo, sino dejar claro que el nazismo y el fascismo son "movimientos" de derecha y no de izquierda si uno es honesto intelectualmente.

Es claro que Allende se ceñía por el marxismo-leninismo, y que en ello hay un trasfondo autoritario.

No obstante, lo anterior no implica decir que el nazismo es de izquierda, pues las diferencias son claras, sobre todo porque el autoritarismo que defendían, era vástago del absolutismo defendido por los conservadores.

Saludos

Javier Bazán dijo...

El transfondo autoritario me parece muy benevolente de tú parte, para alguien que profesó el marxismo-leninimos y llevó su país a la ruina.

A diferencia de tí hay mucha similitudes entre Allende y Hitler, hasta con Mussoline:

El fascismo:“Se habla mucho de la actividad violenta de los fascistas. Nos reservamos el derecho de controlarla… entre tanto y mientras lo consideremos necesario, seguiremos golpeando con menor o mayor intensidad los cráneos de nueStros enemigos, es decir hasta que la verdad haya penetrado en ellos… el programa de la política exterior del fascismo comprende una sola palabra: expansionismo.”

La izquierda chilena: Congreso de Chillán de 1967

“2.- La violencia revolucionaria es inevitable y legítima. Resulta necesariamente del carácter represivo y armado del estado de clase. Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico y, a su ulterior defensa y fortalecimiento.
Sólo destruyendo el aparato burocrático y militar del estado burgués, puede consolidarse la revolución socialista.

3.- Las formas pacíficas o legales de lucha (reivindicativas, ideológicas, electorales, etc.) no conducen por sí mismas al poder. El Partido Socialista las considera como instrumentos limitados de acción, incorporados al proceso político que nos lleva a la lucha armada.

En las actuales condiciones chilenas y latinoamericanas, el FRAP debe adecuarse en sus objetivos y organización a la línea general de la política de OLAS, y debe estar destinado a convertirse en el Frente Político que una a todas las fuerzas antiimperialistas revolucionarias que luchen consecuentemente por la revolución socialista.”

Allende presidió las OLAS y allí se aprobó la propuesta de Débray de la lucha armada.

Se te olvidó mencionar los grupos de choque, las llamadas Brigadas como la Brigada Ramona Parra a igual que las fuerzas de choque de los nazis, que molestaban a los ciudadanos pacíficos.

El Estado:

Mussulini dijo: ”Muy pronto los conceptos de fascismo de Italia se confundirán en un mismo pensamiento. Porque nuestra fórmula, creación de un régimen político nuevo, es la que sigue: "Todo en el Estado, todo por el Estado, nada fuera del Estado”.

Toda la política de la Unidad Popular fue para construir un Estado Totalitario, donde “Todo en el Estado, todo por el Estado, nada fuera del Estado”. La única diferencia en que Chile hace tiempo se había eliminado la propiedad privada. Los fascistas rechazaban el colectivismo.


La Guerra y la paz:

El fascismo: “. Únicamente la guerra lleva a su punto máximo de tensión todas las energías humanas e imprime un sello de nobleza a los pueblos que poseen la valentía de enfrentarse a ella. Las restantes experiencias son sólo sucedáneos que no colocan nunca al hombre frente a él mismo, ante la alternativa de la vida o la muerte.”

La izquierda opto por la guerra de guerrillas siguiendo al “Che”.

Declaración del Mir: “El MIR rechaza la teoría de la "vía pacífica" porque desarma políticamente al proletariado y por resultar inaplicable, ya que la propia burguesía es la que resistirá, incluso con la dictadura totalitaria y la guerra civil, antes de entregar pacíficamente el poder. Reafirmamos el principio marxista-leninista de que el único camino para derrocar al régimen capitalista es la insurrección armada.”



Any Rand piensa en los empresarios que son amigos del Estado son como los villanos de las películas. En cambio, los empresarios que se basan en el mercado y no lo distorsionan son sus héroes. Para la época en que escribió esa frase eran unas minorías.

Ese Tucker que tanto mencionas era individualista por ser norteamericano. Nunca hubiese triunfado en Europa. Y de hecho, en Estados Unidos la palabra 'socialista' sigue siendo mal vista. Por eso se llaman 'liberales' no en el sentido Bastiat.

Al actual 'progresismo' no les gusta Bastiat, porque tendrías que cerrar el ministerio de la Cultura.


Los Nazis eran socialistas, el Estado fijaba todo.

¿Lasalle era socialista?

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge A. Gómez Arismendi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Javier, el fascismo es de derecha, las similitudes con los marxistas radican en que son claramente nacionalistas, autoritarios, antiliberales, antidemocráticos y creen en ciertas elites iluminadas. Así, podemos encontrar muchas similitudes entre Hitler, Stalin, Franco, e incluso Pinochet y Allende.

Veamos que decía Franco, tan admirado por Guzmán y Pinochet y verás lo que te digo:

Refiriéndose a España en 1937: “Se revestirá de las formas corporativas para lo cual se encuentran en nuestro país la mayor parte de las fórmulas, y se acabará con las instituciones liberales que han envenenado al pueblo”.

“La democracia y el liberalismo son expresiones trasnochadas. El triunfo del nazismo es algo evidente para todos nosotros…” Franco, 1941.

Y lo que decía Pinochet: “Yo me voy a morir. El que me suceda también tendrá que morir. Pero elecciones no habrá". La Segunda, 17 junio de 1975.

zoidzilla dijo...

¿Partido Nacional Socialista Alemás de los Trabajadores?

¿A alguien le queda alguna duda?

Esto ya es demasiado sospechoso, intentar calzar a la fuerza socialismo con liberalismo... como primos en el mismo bando. Nada más alejado de la realidad.

Mucho más preferible: partidarios de la intervención (de todo tipo) contra quienes no lo somos. Y ahí se les ve el plumero a varios...

Bueh, qué cabe esperar de alguien que escribe la primera cosa que lee de los periolistos, sin siquiera arrugarse después cuando es erróneo...

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Zoidzilla, espera algún contra argumento más elaborado...

Están los textos y las citas.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Dice: Espera

Debe decir: Esperaba...

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

¿Qué parte no se entendió?

“en este vacío creado por el agotamiento del liberalismo radical, se acomodó un nuevo movimiento: el socialismo. Los libertarios de hoy están acostumbrados a pensar que el socialismo es el polo opuesto del credo libertario. Pero esto es un grave error, responsable de una severa desorientación ideológica de los libertarios del mundo actual. Como hemos visto, el conservatismo fue el polo opuesto a la libertad y el socialismo…”. Rothbard

zoidzilla dijo...

Si intentas colar que Rothbard, un anarcocapitalista y iusnaturalista, comulga con el socialismo, sólo porque integró la redacción de un periódico que tuvo una duración de 3 años, vas mal.

Entérate: primero, Rothbard renegó de su afiliación al Partido Comunista; segundo, no puedes basar una supuesta concordancia del liberalismo (UN exponente como Rothbard) con el socialismo en una publicación realizada en un periódico sin tener en cuenta toda la obra posterior de Rothbard, incluso la deriva ideológica que ello conlleva.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

En primer lugar:

Ningún caso relaciono socialismo con comunismo. Por algo hablo de izquierda autoritaria.

Mi concepto de socialismo -que tampoco me convence del todo- se basa en lo que plantea Benjamín Tucker.

Sería interesante alguna cita donde Rothbard contradiga su propia frase.

Por otro lado, los nombres dan para todo: "Unión Demócrata Independiente"...se llama un partido cuyas bases no eligen a sus dirigentes, sino que al modo del PC de la URSS, los eligen algunos miembros "iluminados".

zoidzilla dijo...

Muñeco de paja: no hablo de relación espuria entre socialismo con comunismo, sino de LIBERALISMO con socialismo (en el sentido que le dan los liberales); y, de ahí, de contrabando, afirmar que el liberalismo es de izquierdas (una cuestión que tiene que ver meramente con la ubicación de los asientos). Simplemente, no cuela.

"Man, Economy and State", cuando señala que el socialismo es el tope de la coerción estatal.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Zoidzilla:

Según tú ¿El liberalismo es un movimiento de derecha?

¿Acaso las derechas siempre han sido anti estado?

Vamos, conversemos.

zoidzilla dijo...

Nop, no es de derecha, tampoco de izquierda; se opone al conservadurismo y al socialismo, pues ambos caen en el intervencionismo estatal.

Derecha o izquierda es sólo la ubicación que tienen los asientos, el Partido Comunista sería aquí de izquierdas, en Cuba o Rusia serían de derecha (Vladimir Zirinoswki o como diablos se escriba).

La derecha nunca ha sido anti-estado.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Zoidzilla, en lo que planteas, estoy de acuerdo.

Entiendo, según tu ejemplo, que la derecha -sea conservadora o comunista- mantiene o defiende el stato quo.

Por lo menos, esa es mi visión. Ahora bien, creo que lo clave es el tema autoritario.

Long dice que autores como John T. Flynn o Ayn Rand han argumentado que "la tendencia dominante del estatismo liberal se acerca más al fascismo que al socialismo de Estado".

Y uso su pregunta ¿Cómo afecta esto a nuestro punto de vista del espectro político?

zoidzilla dijo...

¿Existe algo así como estatismo liberal?

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

De tu pregunta puedo desprender que no consideras a Stuart Mill como liberal ¿No?

zoidzilla dijo...

Considerar a Mill, un utilitarista que coqueteó con el socialismo, como liberal, NO.

Mario Abbagliati dijo...

Llego tarde al debate pero aún así aportaré mi opinión.

No estoy muy seguro que el binomio izquierda/derecha siga siendo relevante a pesar de su uso frecuente. En cualquier caso, siempre he visto al Liberalismo como equidistante de ambas posiciones. Personalmente me resulta más claro usar la definicón de socialismo de Huerta de Soto: socialismo es todo sistema de agresión institucional contra el libre ejercicio de la acción humana o función empresarial.

Desde esa perspectiva resulta claro entender a qué se refería Hayek cuando hablaba de los "socialistas de todos los partidos".

Mises explica como los nazis y los bolcheviques tenían un objetivo común pero se diferenciaban en el método a seguir.

"The German and the Russian systems of socialism have in com­mon the fact that the government has full control of the means of production. It decides what shall be produced and how. It allots to each individual a share of consumer's goods for his consumption. These systems would not have to be called socialist if it were other­wise."

http://mises.org/etexts/mises/og/chap3b.asp

El polilogismo es un error en el que caen tanto los bolcheviques como los nazis, unos usando la clase social, otros la raza. Las similitudes no acaban ahí, como muestra Hayek en Las raíces socialistas del nazismo en Camino de servidumbre, por no mencionar los orígenes ideológicos de Mussolini o los comentarios favorables de Hitler sobre Marx y el marxismo. Ambas formas de totalitarismo tienen en común un profundo antiliberalismo. Es el mismo perro con distinto collar.